La maldición de Hill House – Shirley Jackson

El Dr. Montague tiene la intención de hacer un experimento y luego escribir un libro que se ha convertido en un éxito. Está obsesionado con los fenómenos paranormales, y por eso quiere saber qué se siente al vivir en una casa embrujada.

Cuando descubre Hill House, una mansión que tiene una historia llena de hechos fatídicos, sabe que ha encontrado el lugar. Pero no quiere ir solo, apela a una serie de personas que han tenido experiencias con el mundo paranormal, y sólo dos le responden: la Eleanor, una joven frágil y deprimida, y la Theodora, que supuestamente tiene capacidad telepática, y que tiene un personaje opuesto a Eleanor.

En el grupo se unirá en Lucas, que es el futuro heredero de la casa, por imposición del actual propietario. La casa es realmente inhóspita, pero al principio todos la toman con humor e intentan adaptarse al entorno. Al principio. Hasta que los ruidos comienzan por la noche.

Que me pareció La maldición de Hill House

Me sorprendió gratamente mi primera experiencia con Shirley Jackson. Aunque no soy amante del género terror, tampoco estoy decepcionado, al contrario. El libro está muy bien escrito y te atrapa enseguida, aunque la acción es lenta.

Los personajes se complementan bien entre sí, y hay diálogos que te hacen sonreír, pero en ningún momento nos deshacemos de la sensación de que algo inquietante está sucediendo, o a punto de suceder. No es una historia de miedo, pero es una historia para estar tenso e incómodo, como si estuvieras en casa con los protagonistas. Y ese es el mérito del escritor, la trama bien construida y los momentos de contención del aliento cuidadosamente seleccionados.

La mayoría de las veces, me gustaba más que el otro, ocurren más cosas y más interesantes. En la recta final estaba un poco fuera de pista y eso me hizo ralentizar el buen ritmo de lectura que llevaba. No se descarrila, pero diré que la última parte no me ha convencido como el resto del libro. Aún así, contenta de descubrir a una escritora tan talentosa, y libros que aguantan bastante bien el paso del tiempo, a pesar de que tiene unos sesenta años.

Buena literatura, y un terror psicológico no tan espantoso como los productos que se fabrican hoy en día, pero eso hace que no se tengan todos ellos cuando se apagan las luces en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *